La importancia de llamarse Gestación por Subrogación

Los humanos hemos cambiado nuestros ecosistemas sociales y reproductivos. Hoy, tener relaciones sexuales no es sinónimo de reproducirse, es mas, rara vez el fin de las relaciones sexuales es la reproducción. Del mismo modo, los actos puramente reproductivos no van ya ligados al hecho de la paternidad y maternidad. Ser padre o madre no depende ya de una eyaculación, de una ovulación o de una gestación. Lo que define la filiación es el deseo de los progenitores de ser padres y no la técnica reproductiva, natural o asistida, que se aplica para lograr el fin.

Las Técnicas de Reproducción han cambiado la vida de muchas personas, aunque una de ellas, la Subrogación, sigue siendo tratada como algo diferente.
Y en este trato diferencial influyen ideas preconcebidas, miedos no bien racionalizados, tradiciones del tipo “madre no hay más que una”, el clásico “siempre ha sido así” o prejuicios hembristas.

Para verbalizar esa diferencia se mantiene y sostiene la denominación vulgar de este proceso reproductivo. Pese al tiempo que nuestro grupo lleva explicando lo qué es y cuál es su nombre, aun no ha calado el cambio de concepto. Se le sigue llamando vientre de alquiler. A veces me veo incluso obligado a usar estas palabras porque, si no, mis interlocutores me miran sin entender de qué hablo.
Un nombre que suena como un insulto para los que mediante la subrogación hemos formado o esperamos formar nuestra familia. Vientre. Alquiler.

Un insulto, una degradación que hace que se pueda usar la referencia a la técnica, con impunidad, incluso en anuncios publicitarios de marcado mal gusto, como ha pasado recientemente. Actitudes que no respetan ni a las mujeres en general ni a la ciencia reproductiva.

Sabemos, además, que hay sectores que se oponen de modo activo a que el proceso se llame de otro modo, pues perderían sus argumentos para rechazarlo. Enfrentarse a una técnica reproductiva no es tan “edificante”, tan moderno, como oponerse a la esclavitud del vientre.

¿De verdad creen que se alquila un vientre?

Hay casos, en la subrogación, en la donación de semen, en el modo en que el vecino te cuenta cosas o en las miles de circunstancias de cada día y cada afán, en que la gente se mueve por dinero. Única y exclusivamente. Para bien o para mal, el ser humanos es así. Nos gustaría que las relaciones interpersonales fuesen siempre perfectas. No lo son. Pero…

Generalizar una técnica médica planteando que se va “alquilando” a un ser humano, explotándolo y, por supuesto, robándole luego un niño, solo es posible en mentes míseras, mentes que no son capaces de ver que la gente es mas buena de lo que creemos. Que da porque quiere ayudar. Que se dona leche, sangre, órganos, células, cordones de recién nacidos y si, también, hay quien dona su capacidad de gestar. Su capacidad de ayudar a nacer a los hijos de otras personas.
Donan una capacidad sin la cual esos niños no existirían. Y eso no tiene (jamás tendrá) precio.

Seguiremos escuchado cosas como que “si no puede uno tener hijos hay que resignarse”. Aplicado a la gestación subrogada, claro.
Mientras, proliferan las consultas de reproducción y se financia tratamientos para familias convencionales.
Hay personas que tienen más derecho que otras a tener hijos.

Seguiremos escuchando que se “trafica con mujeres”.
Pero qué pocos de los que dicen eso han hablado alguna vez con una mujer dispuesta a gestar un hijo para otra persona.

Los nombres son importantes.Nos definen, nos marcan y conforman. Los nombres ensalzan o humillan. Los nombres educan. El nombre de las cosas puede cambiar una sociedad.

Pelearé el nombre de Subrogación allá por donde vaya.

Gestación subrogada. Ni siquiera maternidad subrogada. Porque lo que se subroga es la capacidad de gestar, no la maternidad, que es otra cosa. Ser madre es algo más que gestar, como es algo más que tener o no tener óvulos. Al igual que ser padre es algo diferente de lo que haga o deje de hacer un espermatozoide.

Por respeto a nosotros mismo. Por respeto a nuestras gestantes. Pero, sobre todo, por respeto a nuestros hijos tenemos que pelear que el nombre, y toda la terminología, sean correctos.

A nadie se le escapa que entre decirle a un hijo que ha nacido mediante una técnica de reproducción asistida, llamada subrogación o gestación subrogada, o mediante un vientre de alquiler hay todo un mundo de distancia. Con el primer nombre se le dice que se ha peleado por él, que es querido y deseado y buscado por sobre todos los problemas y trabas. Con el segundo nombre se le viene a decir que se ha mercadeado con él. La diferencia es abismal. En concepto y en hechos. Y en otras técnicas no ocurre esto. A nadie se le ocurre referirse a una donación de óvulos como “venta de huevos”.

Si, los nombres son importantes y de nosotros depende lograr que la sociedad abandone el vulgarismo y utilice el nombre adecuado, él que nos dignifica.

El camino tal vez sea largo, pero cuando a nuestro alrededor se hable de Subrogación, cuando en nuestro país sea una técnica reproductiva más, cuando las personas puedan realizar su sueño de ser padres y madres sin miedos y mediante la técnica adecuada. Cuando los niños puedan correr por las calles sin que nadie piense que unos son diferentes de otros. Cuando eso pase, y será mas pronto que tarde, sabré, y sabremos, que el esfuerzo ha merecido la pena.

Artículo del blog http://sonnuestroshijos.blogspot.com.es/son nuestros hijos Muchas gracias por dejarnos publicarlo .

Share this post